< Volver

Resumen

Radioterapia con I131 en niños

VOLUMEN 6 - NÚMERO 1 / Enero-Marzo (Artículo de Revisión)


Raúl Calzada-León, Servicio de Endocrinología, Instituto Nacional de Pediatría, SS, Ciudad de México, México
María de la Luz Ruiz-Reyes, Servicio de Endocrinología, Instituto Nacional de Pediatría, SS, Ciudad de México, México
Aleida de Jesús Rivera-Hernández, Unidad Médica de Alta Especialidad, Hospital de Pediatría Centro Médico Nacional Siglo XXI, IMSS, Ciudad de México
Ana Laura Bahena-García, Endocrinología Pediátrica, Unidad Médica de Alta Especialidad, Clínica 25, IMSS, Monterrey, NL. México

El objetivo de la radioterapia con I131 en niños es eliminar los residuos de tejido tiroideo en sujetos con cáncer diferenciado de tiroides para intentar la curación definitiva, disminuir el riesgo de recurrencia cuando no se logra la curación definitiva, mejorar la calidad de vida y prolongar la sobrevida. A favor de utilizar I131 se encuentra la sensibilidad de las metástasis y la escasez de recurrencias, y en contra se aducen la toxicidad a corto y largo plazo y la posibilidad de desarrollar una segunda neoplasia. Se recomienda su uso en pacientes con cáncer diferenciado de tiroides, en aquéllos con riesgo alto y/o con tumores productores de T4 con captación limitada al cuello, con tejido residual, ganglionar no accesible a extirpación, extraganglionar o metástasis a distancia con captación ávida de I131, con tumores productores de T3 y con metástasis pulmonares, particularmente en aquéllos con enfermedad microscópica y volumen pequeño. Los niños tienen que ser preparados adecuadamente antes de recibir el radiofármaco y ser viglados estrechamente después de la administración del mismo a una dosis empírica de 150 ± 50 mCi, o ajustada de acuerdo con el peso (1.0-1.5 mCi/kg) o la superficie corporal (150 mCi/m2), y se recomienda realizar un rastreo corporal total 4-7 días después de la administración del yodo radioactivo para comprobar si existe captación a distancia. Los efectos secundarios a corto y mediano plazo son sialoadenitis, xerostomía, caries dentarias, estomatitis, resequedad ocular, obstrucción del conducto nasolagrimal, leucopenia y plaquetopenia transitorias; y a largo plazo, aumento en el riesgo de neoplasias, daño gonadal y efectos psicológicos.

Palabras clave: Radioterapia. Niños. Cáncer de tiroides.

Artículo completo en PDF