Resumen




Anatomía microscópica de las glándulas paratiroides normal. Principios generales para residentes de endocrinología y patología, con una breve nota histórica


VOLUMEN 7 - NÚMERO 1 / Enero-Marzo (Artículo de revisión / Review article)




Pablo José Erráez-Jaramillo, Departamento de Anatomía Patológica, Hospital y Fundación Médica Sur, Ciudad de México, México
Carlos Ortiz-Hidalgo, Departamento de Anatomía Patológica, Hospital y Fundación Médica Sur; Departamento de Biología Celular y Tisular, Escuela de Medicina, Universidad Panamericana, Ciudad de México, México


Su tamaño relativamente pequeño y su localización intratiroidea son lo que probablemente explica el hallazgo tardío de las glándulas paratiroides y la posterior identificación de sus funciones fisiológicas. Las glándulas paratiroides fueron el último órgano reconocido en el hombre, y fueron descubiertas en 1855 por Owen en Inglaterra y en 1880 por Sandström en Suecia. Las cuatro glándulas paratiroides normales derivan de las bolsas faríngeas; las glándulas superiores de la cuarta bolsa y las inferiores de la tercera bolsa. Normalmente, el 80-97% de los adultos tienen cuatro glándulas, pero el 5% tiene menos de cuatro y entre el 3-13% tiene glándulas supernumerarias. Cada glándula mide 3-7 mm y pesa 30-40 mg y una glándula normal no excede de 70 mg. Hay dos tipos de células parenquimatosas: las células principales son las predominantes y tienen organelos similares a los que se encuentran en otros tejidos endocrinos, y las células oxífilas, que por microscopia electrónica se caracterizan por la presencia de abundantes mitocondrias. La comprensión integral de la anatomía microscópica y la embriología de las glándulas paratiroides es un requisito para el manejo clínico y quirúrgico exitoso de la enfermedad paratiroidea.



Palabras clave: Paratiroides. Histología. Inmunohistoquímica.